Cali Bella

 

 

 

 

Son las 3 de la mañana y en altavoces se está anunciando, el vuelo directo a Cali que el corazón ha estado esperando…

No eran exactamente las 3 de la madrugada ni tampoco tenía un vuelo directo a la Sultana del Valle, pero para todos los efectos mi corazón sentía todas las emociones agolpadas y dispuestas a salir, la nostalgia a punto de lágrima y la expectativa de volver a mi ciudad a flor de piel.

Mientras esperaba en una de las salas del aeropuerto de Rio de Janeiro, escribía en mi cuaderno (ese que tiene guardadas todas mis composiciones, mis poemas jamás entregados y las letras a mis primeros amores)  las notas que salían de mi mente justo antes de regresar a casa después de más de diez años de vivir fuera de ella:

¨Felices por volver. Con un equipaje cargado de buenas historias pero sobre todo de muchas expectativas. Felices por encontrarnos con los que amamos, por los sabores, las postales, por los abrazos, por el cariño, por volver a mi ciudad.¨

Era pasada la media noche y el vuelo con conexión tenía más de una hora de retraso. Así empezaba mi viaje de regreso. Ya en el avión que me habría de llevar en la ruta final a la capital del cielo, las emociones parecían multiplicarse y la ansiedad se desbordaba. Era un 22 de diciembre de 2016. La caminata desde la puerta del avión hasta la sala de reclamo de equipaje fue todo un premio a mi espera. La brisa caleña que es como un elixir para los 30 grados perennes de esta tierra, el acento tan especial que jamás olvidé, la sonrisa de todos los que te saludan y ese aire de feria con el que la ciudad más rumbera del mundo te recibe en esa época del año.

¨No saben lo que se siente cuando a mi Cali vengo llegando¨

Y es que hay que haber vivido en Cali para entender porque la gente que la visita se enamora e incluso se queda a vivir en la Sultana. Cali es una tierra de gente alegre, amable, trabajadora y rumbera. Aún con sus problemas y momentos difíciles, Cali se ha recuperado a pulso y ha encontrado la manera de ser protagonista en las artes, el deporte y la creatividad.

Por eso volver a Cali es un premio para el alma y en mi regreso todas esas emociones se volvieron canción, una que quiero que sea una caricia para la ciudad que me vio nacer y crecer y en la que me quiero quedar.

Así nació Cali Bella, un pequeño y profundo homenaje a mi Cali del alma.

Con todo el respeto y el cariño del mundo, los Fénix de Colombia presentamos Cali Bella: la emoción de volver a Cali hecha canción.

 

Luis Lucho Salgado

 

¡Mucho Fénix!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s